El ex fiscal regional Patricio Serjal seguirá detenido por corrupción

Provincia
TIPOGRAFIA

El camarista Guillermo Llaudet resolvió confirmar la prisión preventiva que pesa sobre el funcionario, imputado de favorecer a un capitalista de juego

El camarista Guillermo Llaudet resolvió confirmar la prisión preventiva que pesa sobre el funcionario, imputado de favorecer a un capitalista de juego



El camarista Guillermo Llaudet resolvió este miércoles al mediodía que el ex fiscal regional Patricio Serjal continúe detenido en la causa en la que fue acusado por actos de corrupción. La defensa del ex funcionario había pedido la libertad o en su defecto la prisión domiciliaria. Pero luego de unos días para analizar el planteo el juez de segunda instancia decidió confirmar la situación del profesional, sospechado de otorgar protección judicial al capitalista de juego Leonardo Peiti a cambio de sumas mensuales de dinero.

Llaudet dio a conocer su decisión en una audiencia oral que se realizó por videoconferencia a partir de las 11. Desde una sala de los tribunales de Balcarce 1651 y con argumentos que expresó en forma oral, el juez dispuso “confirmar la decisión apelada”, tal como consta en el acta judicial del encuentro. Así, ninguna modificación recayó sobre el rumbo de la investigación en la que Serjal está imputado por los delitos de cohecho agravado, incumplimiento de los deberes de funcionario público, transmisión de datos reservados y falsedad ideológica de documento público.

Serjal fue imputado el pasado 11 de agosto por los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos Matías Edery y Luis Schiappa Pietra. Una semana antes había renunciado a su cargo como fiscal regional de Rosario envuelto en la escandalosa detención del fiscal adjunto Gustavo Ponce Asahad y del empleando judicial Nelson Ugolini.

El empresario Peiti fue investigado e imputado como miembro de una red que combina el juego ilegal y la extorsión comandada por miembros de Los Monos. Antes de entregarse en esa causa denunció que desde fines de 2018 les pagaba a Ponce Asahad y a Serjal entre cuatro y cinco mil dólares por mes a cambio de protección judicial ante posibles allanamientos o investigaciones en su contra.

Los fiscales iniciaron entonces una investigación que constató que la red que integraba Peiti recibía ayuda desde la Fiscalía Regional y así fueron detenidos Ponce Asahad y su empleado Nelson Ugolini. Eso precipitó la renuncia de Serjal, que el gobernador Omar Perotti respondió con una destitución para ocupar cargos en el Poder Judicial. Luego fue imputado por favorecer a Peiti.

Como ocurrió con Ponce Asahad y su empleado, la jueza Eleonora Verón dictó la prisión preventiva de Serjal por 90 días, lapso en el cual instó a los fiscales a avanzar en su investigación para mantener la medida cautelar. La defensa del ex fiscal regional, a cargo del estudio Lima de San Nicolás, apeló la medida que hoy fue confirmada.

En la audiencia ante Llaudet la defensa sostuvo que Serjal fue víctima de una operación política, responsabilizó de lo ocurrido a los coimputados Ponce Asahad y Ugolini, y volvió a cuestionar que el ex fiscal regional se encuentra detenido por las denuncias de un acusado, Peiti, de quien dijeron que no es creíble.

Por su parte los fiscales sostuvieron que los dichos de Peiti fueron debidamente corroborados con evidencias que respaldan sus denuncias y que incluso se comprobaron más cosas. Y remarcaron la necesidad de que continúe detenido por el plazo de 90 días para que la investigación pueda seguir avanzando, criterio que fue respaldado por Llaudet.