La interna de la UCR santafesina busca renovar su cúpula

Provincia
TIPOGRAFIA

El 11 de octubre vence el plazo para presentar listas. Las elecciones serán el 10 de noviembre, aunque sigue la búsqueda de unidad partidaria.

El 11 de octubre vence el plazo para presentar listas. Las elecciones serán el 10 de noviembre, aunque sigue la búsqueda de unidad partidaria.





Los recientes movimientos internos en el radicalismo santafesino, que depararon desde fotos impensadas meses atrás hasta lanzamientos de nuevos espacios, adelantaron la intensidad de la inminente fase de renovación de todas las autoridades partidarias, prevista —en principio— para el 10 de noviembre próximo.

   El 13 de febrero pasado, el comité nacional de la UCR decidió intervenir la convención provincial del partido. La medida, vigente hasta el 1º de diciembre, coincidió con la puja interna sobre los posicionamientos para las elecciones santafesinas (primarias de abril y generales de junio).

   Finalmente, los radicales participaron de la compulsa en las urnas tanto en Juntos por el Cambio, que posee el sello de la centenaria fuerza, como en el Frente Progresista (FPCyS).

   Luego llegaría la propuesta de calendario electoral del presidente de la UCR provincial, Julián Galdeano, aunque el Grupo Universidad, cuyo referente es el intendente santafesino, José Corral (afín al PRO), planteó su disidencia por considerar que se superpondrán las internas partidarias con los comicios generales nacionales.

Agenda

Por lo pronto, el 11 de octubre vencerá el plazo para la presentación de listas. Y las elecciones internas quedaron fijadas para el 10 de noviembre, siempre y cuando el acuerdo de partes no se abra camino.

   La conducción nacional de la UCR, a cargo del gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, también concluirá su mandato a fin de año y aspira a renovar y normalizar institucionalmente el radicalismo santafesino para entonces.

   Si bien las autoridades provinciales del radicalismo impulsaron un cronograma electoral consensuado, las tratativas con las líneas internas también apuntaron a unificar listas.

   Una alternativa en ese sentido propicia que un dirigente del espacio Neo, referenciado en Carlos Fascendini (vicegobernador) y Maximiliano Pullaro (ministro de Seguridad provincial), conduzca el partido.

   Al mismo tiempo, la unidad es clave para conservar el desarrollo territorial que el radicalismo santafesino siempre ostentó. Uno de los pilares sobre los que se asentó el Frente Progresista en los últimos años.

   Una semana atrás, la foto que reflejó al senador Felipe Michlig (UCR) reunido con Corral había alimentado las suspicacias. No obstante, pocos días después el legislador apareció en la instantánea con la que el FPCyS certificó su aval a Consenso Federal de cara a las generales del 27 de octubre.

   En ese marco, el sábado pasado quedó formalizado el espacio interno denominado Radicales Libres, que integran —entre otros dirigentes— Julio Genesini (ministro de Trabajo), Lisandro Enrico (senador santafesino) y Fabián Palo Oliver (diputado provincial).

   Durante el plenario fundacional realizado en un hotel del centro rosarino, Radicales Libres se presentó como un espacio que ratifica su pertenencia al Frente Progresista, “que en estos doce años ha cambiado la vida de quienes viven en cada ciudad y localidad de Santa Fe”.

   Empleo, educación, industria, pymes, innovación tecnológica y reivindicación de las minorías son algunos de los objetivos trazados por el nucleamiento radical. Si bien hace años tomó distancia del partido, María Eugenia Schmuck (concejala rosarina e integrante de la lista del intendente electo, Pablo Javkin) participó unos minutos de la reunión.

   Asimismo, los dirigentes enfatizaron que tanto la UCR como el Frente Progresista “deben regenerarse a partir de la relación permanente con el sector productivo, el mundo del trabajo y las organizaciones de la sociedad civil”.

   Puertas adentro, rechazaron lo que consideran un “atropello institucional partidario”, al tiempo que instaron a renovar propuestas inmersos en un radicalismo “unido y con vocación frentista”.