Más definiciones de Alberto Fernández al Financial Times: “La pandemia es una oportunidad para repensar el capitalismo”, pero “la globalización es irreversible”

Nación
TIPOGRAFIA

El presidente reivindicó ante al diario británico “el capitalismo de (Henry) Ford” porque –dijo- “era más solidario y proveía empleo, producía y generaba inversión” a diferencia del actual "capitalismo especulativo". Insistió en que tiene una "relación sana" con Cristina Kirchner y que quien decide es él.

El presidente reivindicó ante al diario británico “el capitalismo de (Henry) Ford” porque –dijo- “era más solidario y proveía empleo, producía y generaba inversión” a diferencia del actual "capitalismo especulativo". Insistió en que tiene una "relación sana" con Cristina Kirchner y que quien decide es él.




El Financial Times, tal vez el medio más influyente en el mundo de las finanzas y negocios globales, volvió a presentar en la edición de este sábado al presidente Alberto Fernández, en un artículo ilustrado con una fotografía del presidente al frente de una pintura de su perro Dylan con ropas de granadero.

El diario británico destacó en su título el elogio del presidente argentino al “capitalismo de Henry Ford”, por el fundador de la automotriz norteamericana cuya principal innovación productiva, el llamado “fordismo”, consistió en la organización de la “línea de montaje” y, según la interpretación presidencial, el pago de altos salarios, de modo que también sus empleados pudieran tener los autos que contribuían a fabricar.

“Creo en el capitalismo de Ford, que un día se preguntó a sí mismo: ¿por qué mis autos no son usados por mis empleados; ese capitalismo mostró más solidaridad, porque era un capitalismo que proveía empleo, que producía y generaba inversión, ese era el capitalismo que necesitábamos, no el capitalismo especulativo”, cita el FT al presidente, según quien ese modelo se echó a perder cuando los gerentes de finanzas se volvieron más importantes que los gerentes de producción.

A su vez. la nota cita al presidente diciendo que “la globalización es irreversible” y señala que Fernández no quiere cerrar su país al resto del mundo.

El corresponsal Benedict Mander, que el fin de semana pasado entrevistó al presidente en Olivos, ocasión en la que este declaró: “francamente, no creo en los planes económicos” y reiteró que no habrá una nueva oferta para los acreedores de los 66.000 millones de deuda externa sujeta a restructuración, pintó ahora a un Fernández más personal, como un “católico no practicante” que dice que “Dios lo iluminó” para tomar medidas ante la pandemia, toca la guitarra, usa un auto presidencial “modesto” que le gusta manejar personalmente, mantiene su posición de profesor universitario, le gusta la poesía de Walt Whitman, suele citar la contracultura hippie de los 60s, tiene un hijo que se viste de Drag Queen y le puso “Dylan” a su perro por la admiración que tiene por Bob Dylan, el cantautor norteamericano y premio Nobel de Literatura 2016.


El poder

Para su audiencia global, el FT recuerda que Fernández llegó a la presidencia de modo inesperado, al ser elegido por su actual vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner, y que ahora las circunstancias en que gobierno son aún más inesperadas de lo que fue su nominación.

“Vimos lo que pasó en Europa e hicimos lo opuesto …. Vimos lo que EEUU no quiso ver y el resultado ha sido muy bueno”, dijo el presidente al FT sobre el manejo de su gobierno frente al coronavirus.

    Vimos lo que pasó en Europa e hicimos lo opuesto. Vimos lo que EEUU no quiso ver y el resultado ha sido muy bueno

Pero el propio medio británico señala que la evaluación presidencial puede resultar “sobre-optimista”, ya que si bien los 2.700 muertos que en números redondos registra hasta ahora la Argentina es una cifra buena en comparación al resto de la región, el número de casos sigue subiendo pese a que el gobierno impuso “una de las cuarentenas más estrictas y largas, que aún continúa, desde mediados de marzo”.

Además, sigue el FT, los costos económicos también siguen subiendo. Allí es que el presidente acota que Covid-19 es una oportunidad  para repensar el capitalismo y refiere su admiración por el “capitalismo de Ford”.

El artículo recuerda que la economía argentina ha fallado permanentemente en los últimos 50 años y que Fernández cree que la solución es “agregar valor” a sus exportaciones agrícolas y sustituir importaciones, algo que ya había destacado el fin de semana pasado.

Los desafíos del presidente son inmensos, pero -puntualiza el FT- “muchos creen que su problema más espinoso es su vice, Cristina Fernández de Kirchner”, a la que la nota atribuye “una fuerza política formidable, a pesar de las turbulencias económicas del final de su presidencia, en 2015”.

El artículo recuerda entonces el “temperamento” de Cristina, considerada “el poder detrás del trono” y su enfrentamiento de 2008 con el campo, que justamente coincidió con la eyección del ahora presidente de la jefatura de Gabinete, que se convirtió luego en el más duro crítico de la entonces presidente.

Pero ahora ambos –dice el FT que el presidente reiteró varias veces- gozan de una “relación sana” y que es él quien decide, además de enfatizar su pragmatismo en cuestiones de política y economía, a la que entiende como “una ciencia humanista, preocupada por el desarrollo humano” pero con muchas maneras de alcanzar un mismo objetivo. “Si me escucha hablar de la necesidad de solvencia fiscal, algunos dirán que soy conservador .. y si me escucha hablar de expropiar una compañía en bancarrota le pareceré un socialista; pero la verdad es que todo lo que estoy tratando de hacer es resolver un problema económico”, dijo el presidente que ya en la nota que el medio británico publicó el domingo pasado se había definido como “la persona más pragmática que existe”.