Indagaron por videoconferencia al joven que viajó con coronavirus en Buquebús

Sucesos
TIPOGRAFIA

Luca Singerman, que dio positivo en los test de coronavirus, negó haber cometido un delito contra la salud pública y no quiso responder preguntas.

Luca Singerman, que dio positivo en los test de coronavirus, negó haber cometido un delito contra la salud pública y no quiso responder preguntas.


El joven que llegó al país desde Uruguay en un barco de la empresa Buquebus con otros 400 pasajeros y con síntomas de coronavirus, negó este jueves haber cometido un delito contra la salud pública, mediante un escrito que presentó su abogado durante la indagatoria realizada por videoconferencia.

Fuente judiciales informaron que tras la presentación del escrito Luca Singerman (22), quien se encuentra internado en el Sanatorio Agote, se negó a responder preguntas del juez federal de la causa, Luis Rodríguez, quien encabezó la indagatoria por videoconferencia.

El joven de 22 años que llegó al país proveniente de Uruguay en un barco de la empresa Buquebus con otros 400 pasajeros a bordo y con síntomas de haber contraído coronavirus dio positivo en el test de Covid-19, informó el Ministerio de Salud porteño.

Desde que arribó al país, el joven se encuentra internado en el Sanatorio Agote y se aguardan los resultados definitivos de los estudios que le realizaron para confirmar si tiene el virus.

Las fuentes adelantaron que, de confirmarse que violó la cuarentena a sabiendas de que estaba enfermo, Singerman podría ser imputado por la Justicia por el más grave de los delitos previstos en el Código Penal contra la salud pública, que prevé hasta 15 años de prisión.

Se trata del previsto en el artículo 202 del Código Penal, que reprime con "reclusión o prisión de tres a quince años" al que "propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas".

Además de ser imputado, el joven podría quedar sujeto a "medidas patrimoniales para garantizar bienes", ante posibles demandas civiles por parte de los centenares de pasajeros y empleados de Buquebus obligados ahora a cumplir cuarentena.

En ese sentido, el Gobierno de la Ciudad aseguró que va a reclamar por los daños y perjuicios que provocó el operativo que debió llevarse a cabo en la terminal de Buquebus, por lo que pidió a la Justicia que se lo admita como querellante en la causa.

Por su parte, el abogado del joven, Mariano Cúneo Libarona, dijo en las últimas horas a la prensa que Singerman desconocía su diagnóstico al momento de abordar el buque.