Coronavirus en la Argentina: así deportaron a extranjeros que rompieron la cuarentena

Sucesos
TIPOGRAFIA

La Dirección de Migraciones y la Policía de la Ciudad trabajan en conjunto para expulsar a los turistas que se negaban a cumplir con el protocolo para evitar la propagación del COVID-19.

La Dirección de Migraciones y la Policía de la Ciudad trabajan en conjunto para expulsar a los turistas que se negaban a cumplir con el protocolo para evitar la propagación del COVID-19.



En la mañana del lunes, la Dirección de Migraciones y la Policía de la Ciudad desplegaron un operativo en un hotel de Recoleta y se llevaron a dos extranjeras que se negaron a hacer la cuarentena.

En el día de ayer, con el mismo procedimiento fueron deportadas 270 personas que, pese a que se les ofreció quedarse en aislamiento durante 14 días posteriores a su llegada, se negaron a cumplirlo.

Las autoridades migratorias explicaron este domingo que esta iniciativa busca evitar la propagación del nuevo coronavirus (COVID-19). En los procedimientos trabajaron en equipo Policía Federal, Policía de la Ciudad y personal de la Dirección de Migraciones.

Se realizaron operativos en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y en más de 70 hoteles de todo el país. En la Capital Federal, fueron expulsadas 90 personas que estaban hospedadas en el Hotel Sheraton, en el barrio de Retiro. Al igual que sucedió este lunes en el Hotel Emperador, de Recoleta, se les ofreció cumplir la cuarentena en sus habitaciones o volver a su país y optaron por la segunda alternativa. Por eso, se los llevó en micros policiales al Aeropuerto Internacional de Ezeiza para abordar vuelos de regreso.

Según trascendió, algunos de estos extranjeros habían arribado al país en los últimos 14 días y seguían circulando por las calles sin cumplir con las disposiciones sanitarias dispuestas por el Gobierno.

En la terminal aérea de Ezeiza, también se llevó a cabo un fuerte operativo que envió de regreso a su país a un total de 180 extranjeros en el mismo vuelo en el que habían llegado.

El sábado, el Gobierno prohibió por 30 días el ingreso al país de extranjeros no residentes que hayan estado en "zonas afectadas" (China, Estados Unidos, Europa, Irán, Japón y República de Corea) en los 14 días previos a su llegada. La medida fue adoptada por el Ministerio de Salud, que publicó la resolución 567/2020 la noche del sábado con la firma del titular de esa cartera, Ginés González García.

Este domingo, el presidente Alberto Fernández anunció el cierre total de las fronteras hasta el 31 de marzo y la prohibición de ingresos de extranjeros durante 30 días. "Por 15 días, nadie podrá ingresar, salvo los argentinos y los extranjeros residentes. El cierre de fronteras es para quienes quieran entrar. Los que quieran salir, pueden salir sin problemas", precisó el mandatario, sobre esta agresiva medida para detener la propagación del virus que ya tiene 56 contagiados en Argentina, de los cuales 2 personas murieron.