El exjugador de Boca Junior Benítez fue detenido tras una denuncia de violencia de género

Policiales
TIPOGRAFIA

Agentes policiales lo capturaron esta mañana en el partido de Almirante Brown, tras una denuncia de su suegro.

Agentes policiales lo capturaron esta mañana en el partido de Almirante Brown, tras una denuncia de su suegro.



El exjugador de Boca Junior Benítez, quien actualmente se desempeña en Atlético Tucumán, fue detenido este jueves en el marco de una causa por violencia de género.

El futbolista fue denunciado por su suegro en la Fiscalía de Lomas de Zamora por lesiones y violencia de género.

Leé también: La exsuegra de Naithan Nández negó los golpes del jugador: “Mi hija se cayó en el baño”
El momento de la detención

El jugador fue detenido esta mañana en el partido de Almirante Brown en momentos en que había ido a buscar a su pareja, instancia en la que comenzó a pegarle en la cara a su suegro, de 50 años.
Imputado por lesiones

Junior Benítez, de 29 años y nacido en Adrogué, quedó imputado por lesiones, violación de domicilio, amenazas y resistencia a la autoridad, debido a que agredió a la policía cuando lo quiso identificar.
Fuera de sus cabales

Según informaron fuentes judiciales a TN, BenÍtez estaba muy alterado y previo a quedar detenido fue trasladado al Hospital Lucio Menéndez de Adrogué con el objetivo de estabilizarlo.


El delantero Oscar Junior Benítez es parte del plantel de Atlético Tucumán, club con el que firmó un contrato en febrero de 2021 luego de haber surgido en Lanús, desde donde emigró a Portugal para jugar en Benfica y Braga tras un gran desempeño en el Granate, tras lo cual volvió al país para fichar primero en Boca Juniors y luego en Argentinos Juniors.

Su último club antes de llegar al Decano había sido el Delfín de Ecuador.

Junior Benítez fue el primer refuerzo de Boca en el verano de 2017 (aquel en el que también llegaría el arquero Agustín Rossi).

El atacante llegaba al Xeneize tras ser dirigido por Guillermo Barros Schelotto en Lanús y aquella transferencia fue un préstamos por 18 meses, con una opción de compra por la mitad del pase.

Benítez fue presentado con gran expectativa en Boca porque su contratación bajo el cartel de haber sido campeón de la Copa Sudamericana 2013 con el Granate bajo la conducción de los mellizos Barros Schelotto, para quienes además fue clave en la obtención del último título de Primera División en aquella recordada final ante San Lorenzo, tras lo cual fue transferido a Benfica por tres millones de dólares.