"Mantuve una lucha terrible y desigual con la sanguinaria banda Los Monos"

Pasa Ahora
TIPOGRAFIA

Luis Paz relata cómo se hundió en el mundo del hampa para descubrir quién mató a su hijo y al Pájaro Cantero

Luis Paz relata cómo se hundió en el mundo del hampa para descubrir quién mató a su hijo y al Pájaro Cantero





Entre rejas, en la celda 28 del pabellón 8 de la Unidad Penitenciaria Federal 6 de Rawson, Luis Paz escribió un libro. Una autobiografía de poco más de 100 páginas en la que, además de contar sus años de juventud y sus días privado de la libertad, da rienda suelta a lo que cataloga como una “lucha por desbaratar a la banda Los Monos”, a la que culpa del crimen del Fantasma, como se reconocía en la calle a su hijo Martín, asesinado a balazos el 8 de septiembre de 2012. Apunta a Diego Cuello, a Ariel “Guille” Cantero y al propio Claudio “Pájaro” Cantero como los ideólogos del asesinato que sirvió como disparador para que el núcleo duro del clan surgido en La Granada fuera enjuiciado y condenado. Paradójicamente, el asesinato del Fantasma sigue impune. “El día que velé a mi hijo supe que habían sido estos hijos de puta”, escribe el ex empresario y mánager de box procesado como integrante de una organización narco y lavado de activos.

   En un sobre de papel madera, Luis Paz envió a este diario el libro “El Fantasma. Su lucha por la verdad y la justicia”, que publicó Ediciones El Escriba en Buenos Aires en noviembre pasado, con una tirada de 500 ejemplares. Junto al libro llegó una prolija carta manuscrita de cinco carillas y una copia del acta de calificación trimestral de la cárcel en la que dice: “Ejemplar 10”. El libro, de 27 capítulos, tiene la intención de Paz de acceder a algo que, según dice, los medios le han negado: su derecho a contar la verdad.

   Paz escribe como un tipo de barrio, con calle y un bagaje de anécdotas. Dice ser inocente de los cargos que le imputó el fiscal federal de Santa Fe Walter Rodríguez y por los cuales el juez federal Francisco Miño lo procesó: organizador de una banda narco y lavado de activos proveniente de esa actividad.

   “Ya pasaron siete años de aquel asesinato (el del Fantasma) y extraño mucho a mi hijo. Escribo por necesidad y por dolor. Espero me entiendan. Este libro fue escrito desde la cárcel, en las condiciones que esta permite: unas hojas sueltas de cuaderno y una lapicera. A través de él intento que todas las personas que lo lean se enteren de la terrible y desigual lucha que mantuve con la banda criminal más sanguinaria que azotó a Rosario: la banda de Los Monos”, dice Paz en la contratapa del libro. “Un padre que se ve obligado a introducirse en las entrañas de la marginalidad para encontrar a los responsables (del homicidio de su hijo) y que en su investigación toca distintos intereses que lo llevan a la cárcel”, agrega el editor del libro.

Relaciones peligrosas

Luis Paz está detenido en el penal de Rawson con procesamiento firme. Allí llegó tras pasar por la cárcel de Coronda y por el presidio federal de Marcos Paz. Tiene 63 años, diabetes e hipertensión. Tuvo seis hijos, de los que sobreviven sus cuatro hijas. Una de ellas es Mercedes, la mayor, quien fue pareja de Claudio “Pájaro” Cantero hasta que lo mataron el 26 de mayo de 2013. Mercedes y el Pájaro fueron pareja unos seis años. Reconoce que él mantenía una guerra con los Cantero, “que ellos declararon” en enero de 2011, y recuerda que le advirtió a Martín, su hijo, sobre los peligros de ser usurero y prestar grandes sumas a gente del hampa, reconociendo la actividad de su hijo.

   Paz habla con despreció de los Cantero y cada una de las personas ligadas a ellos. Contó que fue Martín quien llevó a su casa al Pájaro. “Mi hija (Mercedes) tenía 18 años y estudiaba abogacía. Este impresentable que trajo no sabía leer ni escribir. Y mi hija le enseñó. Investigué a este tipo y descubrí que tenía tres hijos. Su ex mujer era muy peligrosa, al punto que amenazó a mi hija con matarla. La gran paradoja es que a raíz del vínculo entre mi hija y este sujeto los medios llegaron a la conclusión de que esa familia de delincuentes y yo manteníamos relaciones comerciales de naturaleza delictiva. Un disparate que ofende a la razón”, cuenta Paz.

Fotos y papeles truchos

Martín “era hábil para los negocios y para los números. Además de la venta de autos, con el tiempo empezó a prestar dinero y a cambiar cheques. Eso lo aprendió de mí, que cuando me sobraba algo de plata le cambiaba cheques a los amigos. Pero Martín le prestaba a cualquiera. Cuando me enteré que le prestaba a los gitanos lo reté. Le prestaba a los que jugaban en el casino. Tipos peligrosos. Un día trajo a mi casa a uno de esos personajes y mi hija terminó fijándose en él. Este personaje luego le arruinó la vida: me refiero al Pájaro Cantero”, escribe Paz para definir a su hijo Martín.

   Paz también cuenta que conoció al juez Juan Carlos Vienna (quien llevó adelante la instrucción del expediente 913/12 que se transformó en la causa que llevo a juicio a Los Monos) en la escena del crimen de Martín. Una relación que quedó bajo el ojo de la tormenta por la supuesta conexión previa entre Paz y Vienna. A tal punto que se conoció una foto en la que se los ve sentados juntos durante una velada boxística el 14 de diciembre de 2013 en el estadio Alamo Dome, en San Antonio (Texas), durante la pelea por el título mundial welter de la Asociación Mundial de Boxeo entre el santafesino Marcos “Chino” Maidana y Adrien Broner. Sobre eso no hay referencias en el libro pero sí en la carta manuscrita que lo acompañó. En ella Paz sostiene que tanto esa foto como las planillas de migraciones que muestran que ambos salieron juntos del país y en el mismo vuelo junto a sus parejas, fueron “truchadas” por el mediático falso abogado Marcelo D’Alessio (ex espía de la AFI y supuesto agente de la DEA norteamericana).

Cuestión de deudas

La “investigación” llevada adelante por Luis Paz sostiene que los ideólogos del crimen de su hijo Martín fueron Diego Cuello, condenado a 12 años de prisión por narcotráfico; Ariel “Guille” Cantero, con múltiples condenas por homicidio y tráfico de drogas, y el asesinado Claudio “Pájaro” Cantero. ¿El motivo? Las deudas que los dos primeros tenían con Martín por cuantiosos prestamos de dinero.

   Paz también refiere al asesinato del Pájaro, del cual él fue mencionado como instigador; en tanto Luis Orlando “Pollo” Bassi fue acusado de contactar a Milton Damario y Facundo “Macaco” Muñoz, los sicarios. “Pienso en el pibe Luis Bassi, ese caso lo investigué muy bien para poder conocer cómo fue el homicidio del Pájaro. No digo que sea inocente de todo lo que se lo acusa, pero sí puedo decir que nada tuvo que ver con la muerte de Cantero. Lo sé porque lo investigué a fondo”, asegura Paz. “Lo cierto (en el crimen de Cantero) es que el que mandó a matar al «Pájaro» fue uno de su propia banda, uno que sabía que andaba con su mujer. Los que apretaron el gatillo, los dos, están muertos. ¿Quién los mandó a matar? El mismo hombre que les pidió que mataran al «Pájaro». No querían que hablara”, indica sin mencionar de quién se trata. “En todo este entramado hay una lista de traiciones que ni el mejor novelista podría escribir”, dice Paz.

El crimen

“Estaba en el casamiento de un carnicero amigo en Funes cuando me avisaron que a Martín le habían pegado un tiro. Subí al auto y recuerdo que mientras manejaba no paraba de llorar. Cuando llegué al lugar me dijeron que estaba muerto. Se me vino el mundo abajo y me sentí el hombre más solo del mundo. Una parte de mi vida se fue con él”, rememora Paz en su texto.

   “Había mucha gente alrededor. Estaba mi hija. A su lado pude ver que estaba el «Pájaro», que la consolaba o hacía que la consolaba. En el lugar se me apersonó el juez Juan Carlos Vienna y me preguntó si tenía idea de quién podía ser él o los autores del homicidio. Estuve tres meses sin saber qué hacer. Mi vida no tenía sentido hasta que un día recordé que tenía cuatro hijas que me necesitaban y una nueva esposa que me apoyaba en todo. Lo primero que hice fue revisar un cuaderno que tenía Martín donde figuraba quiénes y cuánto le debían. Pensé que sería de importancia y podría estar relacionado con el crimen. No me equivoqué”, describió Paz.

Los vínculos

Luis Paz asegura que en su “investigación” gastó todo el dinero que tenía y que habló con soldaditos, miembros de la banda, buchones y todo aquel que odiara a Los Monos. En ese orden pondera al policía Edgardo “Cabezón” Baigoría, procesado por tráfico de estupefacientes junto a Emanuel González, hijastro de Paz. Entonces dice que Baigoría le advirtió que Los Monos le habían puesto precio a su cabeza y le dio dos contactos ligados a Los Monos que él le entregó al juez Vienna.

   “Este muchacho (Baigoría) fue de gran ayuda para mí. Me dijo claramente: «Luis, si te quedás en Rosario sos boleta». Me dijo que sabía que (Los Monos) tenían un sicario al que le habían pagado 500 mil pesos por mi cabeza. También me dijo que sacara a mi familia de la ciudad. Me recomendó ir a Santa Fe, ya que estaba cerca de Rosario, donde yo tenía mis actividades (entonces transporte de cargas)”, escribió Paz.

   “Días después de la muerte del «Pájaro», Rosario era un río de sangre. Por eso las autoridades apuraron las investigaciones. Para colmo de males en Rosario ya se sabía que en distintos organismos de seguridad habían comprado voluntades. Por mi parte también pude enterarme, por fuentes muy serias, que el poder político de entonces tenía algún que otro diputado mezclado en la tranza”, denuncia Paz. Y agrega que se hizo pasar por un narco con contactos e influencias para conseguir buena información que aportó a la Justicia para derribar a Los Monos. “Eso me trajo muchos problemas. ¿Sirvió de algo mi lucha para lograr desbaratar esta banda de asesinos?”, se pregunta. Lo que queda claro es que el hombre entiende que en “la guerra contra Los Monos” se enfrentó no sólo a la banda sino a policías, políticos y “algunos periodistas”.

Las pruebas, la Justicia y la culpa de los medios

En varios capítulos del libro “El Fantasma. Su lucha por la verdad y la justicia”, Luis Paz explora una serie de anécdotas carcelarias de las que se sirve para explicar cómo es la vida en los pabellones de una prisión. El controvertido autor del texto está convencido de que Los Monos están tras su cabeza y que su asesinato detrás de las rejas es algo que puede pasar en cualquier momento.

   “Si algo me pasa responsabilizó a la Justicia porque me depositó acá, y al Servicio Penitenciario Federal. Acá todo es día a día. Minuto a minuto”, explica. Y da a entender que entre las 7.45 y las 23, el tiempo que los calabozos permanecen abiertos, es el tiempo en el que hay que sobrevivir.

   “Estoy preso sin ninguna prueba”, escribió en uno de los pasajes de su libro. Paz también esta convencido de que en parte también está preso por culpa de los medios de prensa. “Los medios periodísticos tienen mucho que ver con esto que me pasa. Ellos, sin ningún elemento probatorio, me hicieron responsable de tantos delitos que no alcanzaría este libro para mencionarlos. Pero les digo que así como en el fuero (de la Justicia) provincial pude demostrar que jamás maté ni mandé a matar a nadie, también voy a demostrar en el fuero federal que jamás negocié con estupefacientes”, indica.

Ultimas Noticias

Policiales 05 Junio

Acribillaron en barrio Parque a Mujikha, un cantante de trap rosarino

Diego Fabio Mujica tenía 24 años y fue sorprendido dentro de un Gol Country bordó por un atacante que le dispa...

Basquet 05 Junio

La NBA aprobó el “Plan Disney” y reanudará la temporada tras la suspensión por e…

Serán 22 franquicias las que disputen los encuentros a partir de finales de julio en el parque de diversiones ...

Política 05 Junio

La oposición volvió a cuestionar la extensión de la cuarentena: “Estamos como si…

Referentes de Juntos por el Cambio sostuvieron que esta medida “va a producir una situación económica inédita ...

Destacados 05 Junio

Alberto Fernández: “No estoy seguro si tocamos el pico o si esto puede ser mayor…

El jefe de Estado defendió la cuarentena porque permitió evitar la circulación del virus en el 85% del país y ...

Espectáculo 04 Junio

Mónica Gutiérrez contra Jorge Rial: "No sé de qué antiguo rencor vive"

La periodista vinculó al periodista con una "campaña K" en su contra, y aseguró que hoy "el pibe es el niño mi...

Compartir