Aníbal Fernández: “Macri es un inculto que no tiene ninguna representación y que el único objetivo que persigue es denostar al Gobierno”

Destacados
TIPOGRAFIA

En una entrevista con Infobae, el ex jefe de Gabinete analizó las últimas medidas del gobierno nacional, la relación con la oposición y el conflicto salarial de la Policía Bonaerense. Además, aseguró que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, está haciendo lo posible para alejarse del ex Presidente

En una entrevista con Infobae, el ex jefe de Gabinete analizó las últimas medidas del gobierno nacional, la relación con la oposición y el conflicto salarial de la Policía Bonaerense. Además, aseguró que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, está haciendo lo posible para alejarse del ex Presidente




Faltan diez minutos para la una del mediodía del miércoles. En Argentina, y en todos los medios de comunicación, hay un nuevo/viejo tema ocupando la agenda política y económica. El Gobierno anunció hace pocas horas el endurecimiento del cepo cambiario. Más restricciones para la compra de dólares y un paquete de medidas para evitar la sangría de los billetes verdes en el Banco Central.

Aníbal Fernández está sentado en su oficina de Yacimientos Carbonífero Río Turbio (YCRT) chequeando su celular y siguiendo el tema del día a través de un noticiero. También lo monitorea a través de las redes sociales. Ese mundo paralelo donde se siente cómodo. La virtualidad no le es ajena. Opina, informa y responde en su cuenta de Twitter. Con desenfado, con ironía, con contundencia. Fiel a su estilo.

En una entrevista con Infobae, el ex jefe de Gabinete se refirió al conflicto salarial de la Policía Bonaerense, la relación entre el oficialismo y la oposición, la reaparición de Mauricio Macri en la escena política, su enojo con Miguel Ángel Pichetto y su relación con el presidente Alberto Fernández.

-El gobierno nacional resolvió aplicar mayores restricciones cambiarias. Endurecer el cepo. ¿Le sorprendieron las medidas?

-No. Creo que es imperioso que se resuelva ese problema. El Presidente hizo una definición de cuáles eran sus reglas: el desendeudamiento, el dólar competitivo, ordenar la acumulación de reservas, tratar de encontrar lo más rápido posible el equilibrio y, si fuera posible, un superávit fiscal y superávit de la balanza comercial. La acumulación de reservas, que hoy debe estar rondando los 8 mil millones de dólares, es imperiosa. Esta es la catástrofe que nos dejaron los cuatro años del impresentable del presidente que tuvimos. Había que abordarla. Y creo que se empiezan a tomar medidas que van a ir evaluando y mejorándolas en el camino.

-Aumenta el dólar oficial, aumenta el dólar libre. Ese aumento se traslada a la inflación y el crecimiento de la inflación deprecia los salarios. ¿No es un círculo vicioso que ya hemos tenido en Argentina?

-Ese círculo va a seguir existiendo. Nuestro país debe ser uno de los países, después de Estados Unidos, que mayor cantidad de billetes per cápita tiene en el mundo. Esa vocación de creer que solamente se puede controlar la moneda a través de la tenencia del dólar. Un sin sentido. Ese cambio cultural va a llevar muchos años para poder hacerlo, y para eso requiere reglas claras y un funcionamiento constante y permanente de la economía.

-¿Y mientras tanto?

-Mientras tanto, si eso va a suceder de esa manera, las medidas hay que tomarlas. Porque se necesita contar con billetes. Y el billete solamente se cuenta cuando se toman medidas. Sin perjudicar esa salida de los 200 dólares que se habían permitido en algún momento para quien quiera tenerlo como ahorro o para utilizarlo como quiera. Con la reducción de las cuotas que se estén pagando en esa moneda.

-¿No le parece que es una utopía que los argentinos afronten un cambio cultural tan grande y que dejen de pensar en dólares para ahorrar, y se pasen a los pesos? Porque el problema estructural es la debilidad del peso.

-No es una utopía, pero va a llegar en mucho tiempo y requiere de un montón de otras condiciones que garanticen que tener los pesos en la mano a mí me sirva. Son demasiados los contrastes y los contratiempos generados durante mucho tiempo. Las medidas que iban a ser constantes y consecuentes, se nos cayeron a pedazos. La convertibilidad. Arranca en abril del 1991. Todos convencidos de que era la solución. En 1995 éramos muchos los que sosteníamos que ya no daba para más. Poco después de 1999 termina con un conflicto que ya tenía en la City un dólar a $1,53. No era 1 a 1. Eso va a suceder si no están dadas las condiciones que garanticen que la política económica de tu país sea la que conduzca tu moneda, no la de los Estados Unidos. Es una discusión a la que hay que prestarle atención.


-¿En el escenario económico actual, cuánto tiene de responsabilidad la gestión de Mauricio Macri, cuánto la pandemia y cuánto las decisiones del gobierno nacional?

-La responsabilidad es toda del gobierno anterior. Porque el endeudamiento que ellos generaron no tenía ningún sentido. Se los decía (Carlos) Melconian cuando era presidente del Banco Nación. “Yo estoy de acuerdo en que se endeuden, pero no para gastos corrientes”, les decía. (Alfonso) Prat Gay, que es el genio de los genios y nos habla a todos los argentinos como si fuéramos boludos, mientras él es el vivo, tomaba plata internacional al 7% cuando la plata te la tiraban por la cabeza en cualquier lugar del mundo con una tasa del 0%. Decían que no había un problema de endeudamiento. Que era un tema chicanero que tomábamos nosotros.

    Pichetto era amigo mío. Fue una gran decepción. Se juntó con mi enemigo y ahora es mi enemigo

-¿A qué se refiere?

-Resulta ser que un día el ministro de Economía, al que habían agraviado y del que se habían burlado, apareció con un paper que dice que lo que vos pagaste con una tasa del 7%, ahora la Argentina lo paga a 3,07%. Que bajó el capital y los intereses con un ahorro de 37.700 millones de dólares. Y que ahora tenes un plazo de gracia, y te da la oportunidad para que vos generes tu riqueza y obtengas la divisa para poder pagar como corresponde.

-¿Por qué apunta a la gestión anterior como los únicos culplables?

-Hicieron un desastre. En muchos casos para su propio beneficio. Las comisiones en blanco las cobraron todas. Todo lo que generaron, lo generaron para su propio beneficio, porque las corridas los tienen a ellos siempre. El día que perdieron las PASO, que fue el 11 de agosto, al otro día hubo una devaluación del 30%. ¿Me vas a decir que ellos no se beneficiaron con esa devaluación? He tenido en mis manos, ciento de veces, información privilegiada y jamás la utilicé. Sigo creyendo en ese concepto del patriotismo de que los datos que me son dados para mejorar la situación de nuestro país, se utilizan para eso y no para un beneficio personal.

-¿Y la pandemia?

-Con pandemia y todo el Presidente siguió avanzando. Podía caminar y mascar chicle. Otros no. Fue caminando y encontró la solución. Hoy tenemos ordenado nuestro tema de deuda, que nos pone en una situación distinta que al resto del mundo, porque el mundo se rompió. Va a haber que sentarse en la mesa con el resto del mundo para ver cómo se ordenan las nuevas políticas. Pero hay más de 40 países que tienen una situación difícil para pagar la deuda que tienen.

-¿Revaloriza la gestión de Alberto Fernández en la pandemia? Fue y es muy cuestionado por la extensión de la cuarentena.

-Absolutamente. La gestión fue impecable. Se la cargó al hombro solo sabiendo que pagaba un costo por eso. Tomó las decisiones importantes en el momento que había que hacerlo. Y eso que tenemos un montón de detractores en la oposición tratando de sacar una ventajita polítiquera berreta u oponiéndose a esta situación diciendo que no tenemos libertades o que no podemos salir a tomar un café con amigos. Eso multiplica los contagios y más contagios son más muertos. El esfuerzo ha sido muy grande. No hay que quedarse quietito. Es como que vas ganando 1 a 0 en el fútbol y te faltan 10 minutos. No vaya a ser que en ese momento te metan 20 goles y pierdas por escándalo. Uno tiene que estar hasta el último momento siguiendo lo que dice la Constitución: defender la vida y la salud de los habitantes.

-Quien levanta la Constitución en su carta del último fin de semana es el ex presidente Mauricio Macri.

-Yo de huevadas no hablo. Eso es una huevada. No la hizo Macri. Se la escribieron y él la presentó en La Nación.

-¿No la escribió Macri? ¿Por qué sostiene eso?

-No. Los que trabajamos de esto, cuando leés un texto sabes quién lo escribió. Muy difícil que lo erres. Si él no sabe ni escribir. Es un inculto, un señor sin formación cultural, ni jurídica, ni económica, ni geopolítica, ni multitaleral. No sabe de nada. Es un libro sin tapas y sin hojas. Por qué ese tipo va a escribir eso que tiene hasta palabras que no debe saber que significan. Se lo escribió alguno de los tantos acalorados que tiene. El único objetivo que persigue es denostar al Gobierno de alguna manera.


-¿En base a la definición que da de Macri, cómo se le ocurre que llegó a ser Presidente y a tener el 41% de representatividad popular en las últimas elecciones?

-No tiene ninguna representación. No tiene ese 41%. Es mentira. Cuando Juan Perón volvió a la Argentina sacó el 62% de los votos. El 38% no lo votó. Cuando Cristina tuvo su mejor momento sacó 54% de los votos, el 46% no la votó. ¿Por qué no la votó? No votan peronistas. Por lo cual no son de este señor impresentable. Votaron en su momento a un no peronista. En el 2017 compite Cristina contra la provincia de Buenos Aires, la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno nacional, los medios de comunicación y buena parte de la Justicia. Sin embargo, le ganaron por un puñadito de votos. Y un compañero nuestro que jugó como el diablo.

-¿Y en el 2019?

-Estaba claro que en el 2019 íbamos a ganar nosotros haciendo lo que decía Perón de que uno tenía que ocuparse de buscar el hormiguero. Cristina lo hizo, era su núcleo. Y el otro tenía que buscar hormiga por hormiga. Eso lo hizo Alberto sumando a un montón de gente que no venía del peronismo, que venían de otros sectores y que sumaban a una propuesta y un objetivo común. Eso es lo que más importaba. Qué me importa si cantan o no cantan la marcha. Los peronistas lo seguiremos haciendo y los otros que hagan lo que quieran. Pero, en el mientras tanto, seguimos trabajando fuertemente para que le vaya bien al pueblo argentino.

    No escuchó a la oposición. Hay cosas más importantes. Están pasando el Zorro

-¿Si Macri no canaliza a esa representación popular que tuvo la oposición en las urnas el año pasado, quién la hace?

-No sé. No me ocupo de eso. Que hagan lo que quieran.

Ultimas Noticias

Fútbol 24 Octubre

El Chelo Delgado y un insólita frase de respaldo a Villa

El integrante del Consejo de Fútbol barajó la posibilidad de que la situación en el club del colombiano acusad...

Nación 24 Octubre

El Gobierno le abrirá las fronteras a los turistas de países limítrofes en la p…

El Gobierno le abrirá las fronteras a los turistas de países limítrofes en la próxima temporada de veranoLa me...

Policiales 24 Octubre

Asesinaron a un hombre a tiros en el barrio Los Hornos de Santa Fe

Sucedió este sábado, después de las 6, en Pedro de Vega 3400. La víctima fue Maximiliano Ayala, de 40 años. ...

Basquet 24 Octubre

LeBron James adquirió una mansión valuada en 37 millones de dólares que pertenec…

El número 23 de Los Ángeles Lakers, que viene de consagrarse campeón de la NBA, compró una hermosa casa estilo...

Destacados 24 Octubre

Coronavirus en Argentina: los números de muertos que informa el Gobierno diariam…

Cuál es el defasaje entre la fecha en que son comunicados oficialmente los fallecimientos y la fecha en la que...

Compartir