Los exportadores apuran ventas antes del cambio de Gobierno por el temor a nuevas retenciones

Destacados
TIPOGRAFIA

El agro aceleró 170% el ritmo de liquidación en el último mes. En ese contexto, el Banco Central compró U$S2500 millones para reforzar las reservas.

El agro aceleró 170% el ritmo de liquidación en el último mes. En ese contexto, el Banco Central compró U$S2500 millones para reforzar las reservas.




Desde que el cepo cambiario se limitó a comprar U$S200 mensuales a fines de octubre, el Banco Central adquirió casi U$S2.500 millones, lo cual le permitió robustecer reservas. Para eso ayudó, principalmente, la aceleración de la liquidación del agro, que se disparó 170% ante la expectativa de medidas tributarias hacia el sector que pudiera tomar el presidente electo Alberto Fernández desde el 10 de diciembre.

De acuerdo con datos oficiales, las reservas internacionales subieron en unos U$S300 millones en el último mes, hasta los U$S43.761 millones, ya que hubo que hacer frente a distintos vencimientos de deuda. En ese sentido, uno de los elementos decisivos fue que en noviembre el campo liquidó U$S2.185 millones, un 170% más que en el mismo mes de 2018.

El volumen liquidado desde comienzos de año hasta ahora asciende a U$S21.496 millones, mientras que el monto total ingresado en 2018 fue de U$S20.219 millones. Las liquidaciones del complejo agroindustrial enrolado en la Ciara (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) y CEC (Centro Exportador de Cereales) representan el 90% de los dólares que compró el Central.


Las versiones de subas en las retenciones a partir de la asunción del próximo gobierno impulsaron un mayor volumen de ventas de granos por parte de los productores, incluso en forma anticipada. Los productores vendieron el récord de casi 30 millones de toneladas de la cosecha 2020.

Este volumen prácticamente triplica el de los últimos cinco años y supera en más de 12 millones de toneladas los negocios cerrados para la misma altura del año anterior, según la Bolsa de Comercio de Rosario.

El presidente de Coninagro, una de las principales centrales agrarias, Carlos Iannizzotto, dijo este domingo que "es un momento en el que tenemos que escuchar los argumentos y tener una visión del país, de lo que se vive y analizar las alternativas para que pueda producir. Ver cómo volcamos un esquema financiero, tributario a favor del pequeño y mediano productor y las pymes", afirmó, en declaraciones a Radio Mitre.

"El tema de retenciones viene como colación de un esquema de país productivo, tributario inclusivo en el sentido de quitarle a la renta. De ahí a estar a favor, nada que ver, no es el instrumento indicado. Las retenciones no son un impuesto federal, sino que concentra en vez de producir una distribución equitativa. Hay que discutir todo el contexto financiero tributario", apuntó Iannizzotto.

Una de las discusiones de fondo para el nuevo equipo económico versará sobre las retenciones, que desde hace un año son fijas, de tres o cuatro pesos por dólar, y rigen para toda exportación de bienes y servicios (la soja y sus derivados suman una alícuota del 18%).

El equipo económico de Fernández descuenta que ese monto fijo será reemplazado por alícuotas variables en función del valor agregado, aunque con alivios para las economías regionales y el sector servicios (que no pagaría), supo TN.com.ar de fuentes de ese espacio.