Fuerte cuestionamiento de Alberto Fernández a Donald Trump: “Estados Unidos volvió a las peores épocas de los años setenta"

Destacados
TIPOGRAFIA

El presidente electo criticó al líder norteamericano por sus declaraciones en apoyo al rol de las Fuerzas Armadas en la renuncia de Evo Morales en Bolivia

El presidente electo criticó al líder norteamericano por sus declaraciones en apoyo al rol de las Fuerzas Armadas en la renuncia de Evo Morales en Bolivia






El presidente electo Alberto Fernández cuestionó las declaraciones del jefe de Estado norteamericano, Donald Trump, por apoyar el rol que tuvo el Ejército boliviano en la renuncia del gobierno de Evo Morales.


“A mi juicio, Estados Unidos intercedió décadas en la región. Ahora volvió a las peores épocas de los años setenta, avalando intervenciones militares contra gobiernos populares que fueron elegidos democráticamente”, aseguró Fernández al ser consultado sobre los dichos de Trump.

Además, el dirigente del Frente de Todos reveló que presentó una queja ante el gobierno de los Estados Unidos, a través de una conversación telefónica que mantuvo ayer con funcionarios del Departamento de Estado norteamericano.

"Les hice saber a funcionarios del departamento de Estado que su expresión ha sido muy poco feliz sobre lo que pasó en Bolivia”, y afirmó que, aunque quiere “tener la mejor relación” con los Estados Unidos, eso implica “decirse las cosas francamente”.

En un comunicado oficial, el presidente Donald Trump comunicó ayer que el gobierno de Estados Unidos “aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y a los militares bolivianos por cumplir con su juramento no sólo a una persona, sino a la Constitución de Bolivia”. El escrito afirmaba que la salida forzada de Evo Morales fue un "momento importante para la democracia en el hemisferio occidental” y una "advertencia para los regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua”.

“No comparto el comunicado de EE.UU. No hay ningún ejército victorioso”, protestó hoy el mandatario electo en diálogo con el programa Mañana Silvestre, por radio Diez, y añadió: “Lo que ha pasado no está bien. Ha sido lisa y llanamente un golpe de Estado. No se pude disfrazar de otra cosa”.

Por otro lado, Alberto Fernández volvió a cuestionar la postura del gobierno argentino, expresada a través del canciller Jorge Faurie: “Dijo ‘dejemos que los bolivianos solucionen sus problemas’, pero no advierten lo mismo con Venezuela. Yo no sé qué necesita Faurie para reconocer un golpe de Estado”.


Por otro lado, el mandatario electo celebró que se haya "rescatado con vida” al ex presidente Evo Morales, quien se encuentra en vuelo hacia México. “Gracias a Dios hemos rescatado con vida a Evo, a Linera (ex vicepresidente) y a una serie de funcionarios”, afirmó, tras destacar la “generosidad” de los presidentes de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y de México, Andrés Manuel López Obrador, quien finalmente le concedió asilo político y le ofreció también la condición de refugiado.

"Tuvimos serias dificultades para garantizar la seguridad de Evo, de Linera y sus ministros”, admitió Fernández. El dirigente del Frente de Todos admitió que habló con el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, y con el canciller de ese país, Josep Borrell Fontelles, quien “emitió un comunicado muy duro pidiendo salvaguardar la vida de Evo”.

Por último, el presidente electo dio su opinión acerca de que la Unión Cívica Radical (UCR) haya definido lo que ocurrió en Bolivia como un golpe de Estado: “No hablaría bien de ellos” que no lo hubieran señalado, consideró Fernández.