Cuadernos K: así era la red de vuelos que llevaba plata de las coimas a Santa Cruz

Destacados
TIPOGRAFIA

Para la Justicia, el sistema era manejado por Daniel Muñoz, ex secretario de Néstor y Cristina Kirchner. Había “zonas liberadas” en varios aeropuertos.

Para la Justicia, el sistema era manejado por Daniel Muñoz, ex secretario de Néstor y Cristina Kirchner. Había “zonas liberadas” en varios aeropuertos.




 

El traslado desde Buenos Aires hacia la provincia de Santa Cruz, de dinero supuestamente proveniente del pago de coimas entre los años 2003 y 2015 llevan a un mismo nombre: Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner.

 

Justamente Muñoz está el centro de la red de aviones privados utilizados por el matrimonio Kirchner, pero además fue engranaje indispensable en el traslado de bolsos en el avión presidencial Tango 01.

 

En la causa conocida como los "cuadernos de las coimas K" hay varios testimonios que se suman a otros datos de importancia y que dejan al descubierto el modo en que funcionó esa flota.

 

Cuando el financista Ernesto Clarens declaró ante el fiscal Carlos Stornelli, confirmó que es propietario de la firma Excel Servicios Aéreos que tiene un Lear Jet 60, con su socio “Matías Carballo”, entre otros aviones.

 

Clarens dijo ante la Justicia que alquilaban los aviones "a funcionarios del gobierno" y le dabanfacturas emitidas por Cabiline. Así las cosas, las facturas no iban a nombre de Excel Servicios Aéreos, sino de Cabiline. Es la firma de taxis aéreos más usada y contratada por Cristina Kirchner para los viajes familiares.

 

No solo Clarens vinculó a Cabiline con Muñoz; también lo hizo la ex secretaria de Kirchner Miriam Quiroga, quien aseguró oportunamente que esa empresa era de Muñoz.

 

En este entramado de traslado de dinero hacia Santa Cruz, hay otro dato interesante: era Muñoz quien siempre llevaba y controlaba las valijas en los vuelos con aviones oficiales de la Presidencia. Incluso Clarens contó ante la Justicia y como arrepentido que luego de recaudar las coimas entre los empresarios le entregaba los bolsos con la plata a Muñoz y que luego “aviones oficiales, que salían desde la base militar de Aeroparque” llevaban dinero negro al aeropuerto de Río Gallegos y luego a la casa de la familia Kirchner en la capital santacruceña o en la de El Calafate.

 

Muñoz le habíaa dicho alguna vez a Clarens: “Llegamos con cajas tan grandes a la casa de Los Sauces que no entraban por la puerta principal. Entonces, tuvimos que meterlas por la puerta de la cocina ante la sorpresa de los cocineros y otros empleados”.