Desde enero, aumenta el monotributo y los montos máximos de facturación

Economía
TIPOGRAFIA

Según lo establece la Ley 27.346, a partir del 1 de enero de 2020 el monotributo debería tener una actualización de las cifras en las escalas de facturación y aportes. La cifra rondaría el 51%, aunque desde la AFIP confirman a A24.com que el porcentaje oficial recién estará en diciembre.

Según lo establece la Ley 27.346, a partir del 1 de enero de 2020 el monotributo debería tener una actualización de las cifras en las escalas de facturación y aportes. La cifra rondaría el 51%, aunque desde la AFIP confirman a A24.com que el porcentaje oficial recién estará en diciembre.



Por ejemplo, para una persona que presta servicios dentro del régimen simplificado, actualmente, el ingreso máximo anual para permanecer es de $1.151.000. De certificarse que el aumento sea del 51%, pasaría a ser de $1.739.261, un promedio mensual de $144.938.

Horacio Cardozo, especialista en finanzas y derecho tributario, estuvo con Paulo Vilouta por A24, donde comentó que “el régimen del monotributo es demasiado cruel en los saltos. Las escalas deberían ser más progresivas”.

La actualización del régimen simplificado surge a partir de las variables del esquema que se retoca una vez por año, en un porcentaje equivalente al aumento acumulado en el período anual previo por los haberes jubilatorios y prestaciones sociales del sistema nacional, tal como se detalla en la Ley 27.346.

Así quedarían cada categoría, si aumentan un 51%:

    En la categoría “A” se pasaría de pagar $1.294 a $1.954. La facturación anual iría de hasta $138.128 a $208.573.

    En la categoría “B” se pasaría de pagar $1.447 a $2.185. La facturación anual iría de hasta $207.192 a $312.860.

    En la categoría “C” se pasaría de pagar $1.654 a $2.498 por prestación de servicios y de $1.626 a $2.456, en actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $276.256 a $417.147.

    En la categoría “D” se pasaría de pagar $1.950 a $2.945 por prestación de servicio y de $1.905 a $2.876, en actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $414.384 a $625.720.

    En la categoría “E” se pasaría de pagar $2.562 a $3.869 por prestación de servicio y de $2.304 a $3.479, en actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $552.512 a $834.293.

    En la categoría “F” se pasaría de pagar $3.067 a $4.631 por prestación de servicio y de $2.649 a $4.000, en actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $690.640 a $1.042.866.

    En la categoría “G” se pasaría de pagar $3.577 a $5.401 por prestación de servicio y de $3.016 a $4.554, en actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $828.768 a $1.251.440.

    En la categoría “H” se pasaría de pagar $6.255 a $9.445 por prestación de servicio y de $5.219 a $7.881, en actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $1.151.067 a $1.738.111.

    En la categoría “I” (dedicada a la venta mueble) se pasaría de pagar $7.502 a $11.328 por la actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $1.352.503 a $2.042.280.

    En la categoría “J” (dedicada a la venta mueble) se pasaría de pagar $8.616 a $13.010 por la actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $1.553.940 a $2.346.449.

    En la categoría “K” (dedicada a la venta mueble) se pasaría de pagar $9.738 a $14.704 por la actividad comercial. La facturación anual iría de hasta $1.726.600 a $2.607.166.