21
Jue , Jun
14 Noticias Nuevas

Orsanic "De ser verdad, me inclino a pensar en que fue por desesperación"

Tenis
TIPOGRAFIA

 Una mesa, dos sillas y la charla distendida, mezclada en el bullicio general de tenistas que vienen y van por Roland Garros. Daniel Orsanic, a los 49 años, conoce París como la palma de su mano. "El otro día, justamente, hablaba con el kinesiólogo de la Davis, Mariano Seara, acerca de las veces que vine acá. Perdí la cuenta. Sí recuerdo que la primera final que vi fue la de Wilander con Leconte (1988). Desde el 93 he venido casi todos los años, como jugador y como entrenador. En los primeros años fue cuando más recorrí esta ciudad. Anduve por los museos, la Torre Eiffel y demás monumentos, pero sobre todo, prefiero apreciar la belleza que tiene París en cada uno de los rincones. No importa en qué zona te quedes, siempre hay un barcito agradable para tomar algo, charlar o pensar un poco. Siempre que vengo a este tipo de ciudades me remonto a la antigüedad. Cómo era esa época, cómo se vivía, es sorprendente lo bien que la planificaron", dice el capitán argentino de Copa Davis, que anda dando vueltas por los courts, de recorrida, detrás de las participaciones de los jugadores argentinos.

 Una mesa, dos sillas y la charla distendida, mezclada en el bullicio general de tenistas que vienen y van por Roland Garros. Daniel Orsanic, a los 49 años, conoce París como la palma de su mano. "El otro día, justamente, hablaba con el kinesiólogo de la Davis, Mariano Seara, acerca de las veces que vine acá. Perdí la cuenta. Sí recuerdo que la primera final que vi fue la de Wilander con Leconte (1988). Desde el 93 he venido casi todos los años, como jugador y como entrenador. En los primeros años fue cuando más recorrí esta ciudad. Anduve por los museos, la Torre Eiffel y demás monumentos, pero sobre todo, prefiero apreciar la belleza que tiene París en cada uno de los rincones. No importa en qué zona te quedes, siempre hay un barcito agradable para tomar algo, charlar o pensar un poco. Siempre que vengo a este tipo de ciudades me remonto a la antigüedad. Cómo era esa época, cómo se vivía, es sorprendente lo bien que la planificaron", dice el capitán argentino de Copa Davis, que anda dando vueltas por los courts, de recorrida, detrás de las participaciones de los jugadores argentinos.



Durante una hora, toca muchos temas de actualidad. Y entre dolores, se sumerge en el laberinto del caso Nicolás Kicker, que fue declarado culpable de arreglo de partidos en una investigación por apuestas. "A Nicolás, entre el año pasado y éste, lo conocí un poco más. Este año lo convocamos para jugar contra Chile., me generó una tristeza muy grande. Se lo acusa de algo que es grave y según nos informaron, hay pruebas que son contundentes. No lo justifico, ni mucho menos. Le ofrecí juntarnos para charlar, cuando él quisiera. Está en la Argentina.

"Yo, en su momento, hablé con su anterior entrenador porque había escuchado rumores, pero me contestaron que era un problema de actitud, que en algunos partidos le pasaba eso, que se paralizaba. Era 2015. Nos ha pasado a todos los entrenadores cuando el jugador está sin luchar, desanimado, frustrado. Eso es propio del tenis. Pero había otra cosa.", cuenta lo que sabe, desde adentro.

-Hablaste con Kicker. ¿Cómo lo notaste?

-Chateé, nada más. Le dije que lo sentía mucho y que supiera que tenía en mí a alguien en quien confiar.

-Es evidente que hay necesidades y tentaciones, más allá de que todos sabemos qué es lo correcto. ¿Cómo se hace para evitar esta situación?

-Hay distintos casos. Lo que yo hablé con la gente del TIU (Unidad de Integridad del Tenis) es que se sabe de mucha gente que lo hizo y que se sabe de mucha gente que lo hace. Pero es difícil probarlo. Entre la gente que lo ha hecho hay que diferenciar: los que lo hacen por una estricta necesidad o desesperación y quienes lo hacen como un medio de vida. Ninguna de las dos es justificable. Ninguna. Pero hay una diferencia: la esencia de la persona. Si uno comete un error por estar desesperado, es una cosa. Si uno comete un delito frecuentemente y de eso saca ventaja en forma permanente, pasa por una forma de vida. Tienen que ser penados, en cualquier caso. Si hablamos de Kicker, de ser verdad me inclino por pensar que fue un acto de desesperación.

-¿Cómo hacer para contenerlo, para que no caiga en una depresión?

-Es otro tema. Le puedo dar contención, darle un oído, pero no mucho más. La Asociación Argentina de Tenis tampoco puede actuar. Son casos personales. Hay investigación, pruebas, es muy serio de lo que lo acusan.

-Se dice que habría otros casos de argentinos.

-Escuché que hay otros casos de varios países. Una de las maneras para minimizar esto es hablar mucho con los chicos y con los entrenadores. Yo siempre les dije a los juniors que hacer eso, entrar en eso, es firmar un contrato de mediocridad, es firmar que uno no va a ser bueno.

-¿De esos temas se habla con los jóvenes?

-En Desarrollo lo venimos haciendo. Hay que hablar con los entrenadores también, porque algunos están metidos en esto: les lavan la cabeza a los jugadores, es muy grave. Me da mucha impotencia. Yo he aportado nombres de entrenadores y jugadores que hacen esto y en la TIU ya lo sabían, pero no tienen las pruebas suficientes como para inculparlos.

-Sin pruebas, no hay nada.

-Yo 'escuché', ni más ni menos. Me pasó en un torneo escuchar que un entrenador argentino le ofreció dinero a otro jugador argentino para que pierda un partido media hora antes de que empiece a jugar. Eso queda en el aire. Sé quién es quién, lo informé a la TIU y no lo pueden probar. Si podemos quitar este problema del tenis, el tenis es el deporte más noble que hay. En la franja inicial, suceden estas cosas. Y sabemos de jugadores que están en el circuito mayor que también lo han hecho o lo hacen, pero son excepciones. Sucede.

-Pasemos a la Davis. Dirigís la serie con Colombia, ¿y después? Los jugadores te respaldan.

-Los jugadores me lo han manifestado ya el año anterior, después de que nos tocó descender al Grupo Americano: me apoyan y están cómodos con nuestra forma de trabajar. Charlé con Mariano Hood -el subcapitán- y tomé la decisión de seguir. Lo hemos hecho en cada uno de los años, más allá de los resultados. Hubo elecciones, hay nuevos dirigentes (NdR: Agustín Calleri es el flamante presidente), los cuales tienen una política deportiva distinta a la gestión anterior. Yo, hasta ahora, era Director de Desarrollo, trabajaba con los juniors y también era el capitán de Copa Davis. Ellos han decidido ofrecerme seguir en la Copa Davis y que sea Franco Squillari el nuevo director. Es una política deportiva que hay que aceptar, es una decisión de ellos.

-Si la Argentina vuelve a la elite, ¿existe alguna posibilidad de que sigas en la Davis, exclusivamente?

-Hemos hablado con los dirigentes para seguir a cargo del equipo este año y haremos lo mismo que hemos hecho hasta ahora: después de la serie, voy a hablar con los dirigentes y con Mariano Hood a ver qué queremos nosotros y qué quieren ellos.

-¿Empezó a jugarse en tu cabeza la serie con Colombia? La Argentina es favorita, pero siempre hay una suerte de triunfalismo antes de jugar.

-Yo no generalizo. En la Argentina pensamos esto, lo otro. Todos somos diferentes, el país es muy grande. No encaro una serie pensando que somos los mejores. No somos favoritos.

-Se logró la Davis y, al poco tiempo, se descendió. ¿Cómo se hace para convivir entre los dos extremos?

-Si abrimos un poco la cabeza y miramos al costado, nos vamos a dar cuenta de que a muchos países les ha pasado eso. Les pasó a países desarrollados, a países mucho más estables que nosotros. Esto es una cuestión meramente deportiva, porque el trabajo fue el mismo. De 2015 hasta ahora, se trabajó de la misma manera, con diferentes resultados. Entonces, no pasa por ser los mejores o los peores. Le quitamos dramatismo a eso. Y hay muchos argentinos que viven en ese estado de equilibrio. No es que el argentino es exitista, el argentino es apasionado. Hay de todo. Es un deporte. A veces se gana, a veces, se pierde.

Ultimas Noticias

Destacados 21 Junio

La madre de Nahir Galarza: "Perdón hija por no haberte cuidado"

Yamina Kroh declaró entre lágrimas más de una hora. Y dio su versión de cómo era la relación de la chica con F...

Fútbol 21 Junio

Alan Ruiz podría volver a Brasil

El club que estaría interesado por el “zurdo” volante ofensivo es el Atlético Mineiro. El sábado, a las 10, Co...

Provincia 21 Junio

Gutiérrez pedirá una audiencia a Lifschitz

El Presidente de la Corte santafesina reclama garantías en materia de seguridad y resultados concretos en la i...

Basquet 21 Junio

Walter Herrmann volverá a jugar en la Liga Nacional

El alero firmó con Atenas de Córdoba en lo que será su regreso a la actividad profesional tras un año de ausen...

Nación 21 Junio

Elisa Carrió quiere que Horacio Rosatti sea el presidente de la Corte Suprema

La diputada nacional de Cambiemos apoyó al juez para que ocupe la titularidad del máximo tribunal y reconoció ...

Compartir