18
Mie , Sep

Corea del Sur calificó como "lamentable" el abrupto desenlace de la cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un

Mundo
TIPOGRAFIA

El gobierno de Moon Jae-in, que sigue con atención el diálogo entre Washington y Pyongyang, se mostró decepcionado por el desacuerdo entre los líderes en Vietnam durante su segunda cumbre, en la que no se pactó una desnuclearización de la península ni un tratado de paz

El gobierno de Moon Jae-in, que sigue con atención el diálogo entre Washington y Pyongyang, se mostró decepcionado por el desacuerdo entre los líderes en Vietnam durante su segunda cumbre, en la que no se pactó una desnuclearización de la península ni un tratado de paz




El Gobierno de Corea del Sur lamentó este jueves que no se haya alcanzado un acuerdo completo en la cumbre entre EEUU y Corea del Norte, pero se mostró optimista ya que cree que hubo un progreso "significativo" en sus negociaciones.

"Lamentamos que el presidente Trump y el presidente Kim Jong-un no hayan podido llegar a un acuerdo completo en la cumbre de hoy", afirmó el vocero del Gobierno surcoreano Kim Eui-kyeom.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se entrevistaron este jueves en Hanói, como continuación de la primera cumbre que tuvieron el 12 de junio del año pasado en Singapur, pero la reunión acabó sin declaración final y horas antes de lo programado. De hecho, no alcanzó a realizarse el almuerzo que figuraba en la agenda bilateral.

Seúl sigue con atención las negociaciones del país vecino, con quien técnicamente siguen en guerra (ya que solo se firmó un armisticio). Al respecto, el gobierno agregó que, a pesar del final adelantado de la cumbre, las dos partes parecen haber logrado "avances más significativos que en cualquier otro momento en el pasado".


En una rueda de prensa al final de la reunión, Trump dijo que había decidido retirarse de la cumbre porque el régimen de Pyonyang quería que se levantaran las sanciones "de forma íntegra". El mandatario estadounidense señaló que a cambio de que se levantaran las sanciones Kim, se ofreció a desmantelar el centro de investigación nuclear de Yongbyon, una oferta que se negó a aceptar Washington.